Inicio -> Técnicas Analíticas -> Citometría de Flujo (Inmunofenotipo)

Nuestro laboratorio reúne desde Junio de 2.006 unos medios adecuados para la realización de estas pruebas con las mejores garantías de rapidez y fiabilidad. El principal motivo para incorporar estas pruebas es prestar un mejor servicio para los pacientes asegurados basándonos en los siguientes aspectos:

 

1.- En muchas de las pruebas que se remiten para estudios de genética y biología molecular (Médula Osea, Sangre Periférica...) sobre todo en Oncohematología se precisan también estudios de  inmunofenotipaje.

2.- Tras la toma de la  de médula ósea,  ésta ha de ser fraccionada y enviada  a un laboratorio  diferente con el riesgo de errores y molestias que esto puede implicar.

3.- La generación de los informes de estas muestras en ocasiones precisa de un conocimiento recíproco de resultados. Al realizarse en el mismo laboratorio se evitan  en ocasiones la realización de estudios no necesarios.

4.- El contacto con el clínico solicitante de la prueba es realizado desde  un mismo laboratorio acelerando la información diagnóstica que es clave en muchos de estos pacientes.

Importancia Clínica de las Pruebas de Inmunofenotipaje

La citometría de flujo es una metodología que permite un análisis celular multiparamétrico en el que las células (u otras partículas en suspensión) van pasando de una en una, alineadas, en el seno de un flujo, por delante de un haz luminoso. La intersección del rayo luminoso con cada partícula genera señales ópticas que son recogidas en detectores adecuados y transformadas en señales electrónicas; éstas, a su vez, se amplifican, se digitalizan y son procesadas por el ordenador. Las características fenotípicas que habitualmente se analizan con la citometría de flujo comprenden el tamaño y la complejidad celular así como los antígenos expresados a nivel de la membrana citoplásmica e intracelulares. Con pocas excepciones, los antígenos se designan con la abreviatura CD (del inglés “cluster of differentiation") seguido de un número diferente para cada uno de ellos.

Los antígenos expresados por la célula se identifican mediante la técnica de inmunofluorescencia indirecta mediante un equipo denominado Citómetro de Flujo: brevemente, las células de la muestra se incuban con anticuerpos monoclonales que reconocen específicamente antígenos expresados por aquellas. La mayoría de los anticuerpos monoclonales que utilizamos han sido previamente marcados con fluorocromos que son sustancias que se excitan con una determinada longitud de onda y emiten una longitud de onda mayor.  Si el anticuerpo se ha unido a su molécula diana en la célula, el fluorocromo correspondiente emitirá una longitud de onda que será recogida en detectores específicos; de esta forma, para cada antígeno estudiado sabremos si está ausente o presente en la célula y, en su caso, el número de moléculas de antígeno que será proporcional a la cantidad de fluorescencia obtenida.

La  citometría permite una caracterización celular de forma relativamente sencilla y rápida, por lo que se ha convertido en la actualidad en un arma prácticamente indispensable para el diagnóstico y seguimiento de la patología oncohematológica. 

Junto con las técnicas de citogenética y biología molecular, la citometría de flujo ha contribuido notablemente al desarrollo de las actuales clasificaciones basadas en la determinación del origen celular y el conocimiento de la etiopatogenia molecular. En este Informe presentamos las  principales características inmunofenotípicas con utilidad diagnóstica y/o pronóstica de las principales neoplasias hematológicas.

No existe un consenso general sobre el número de antígenos a analizar aunque, en la mayoría de los casos, una caracterización fiable de la patología oncohematológica requiere un protoloco de trabajo para racionalizar el estudio adecuado del número de anticuerpos.

Los paneles de anticuerpos que se recomiendan en el presente capítulo son fruto de la experiencia personal de los autores o propuestos por grupos de reconocido prestigio en el área que nos ocupa.

Principales estudios de Citometría:

Leucemias agudas mieloides y linfoides
Síndromes linfoproliferativos crónicos (LLC)
Linfomas no Hodgkin
Enfermedad de Hodgkin
Mieloma múltiple
Síndromes mielodisplásicos
Histiocitosis
Mastocitosis
Hemoglobinuria paroxística nocturna

Determinación del cociente CD4 / CD8

Determinación de CD34 para transplante hematopoyético
Estudio de Enfermedad Mínima Residual
Estudio de ciclo celular
Estudio de viabilidad celular

 

Responsable de esta sección en GEMOLAB SL:

María del Carmen Castellanos


No dude en utilizar nuestro formulario de contacto si desea cualquier tipo de aclaración en lo referente a estas técnicas o en su aplicación.