Inicio -> Técnicas Analíticas -> Secuenciación del ADN

Además de identificar la localización exacta que ocupan los genes en los cromosomas, es de extrema importancia conocer cual es el orden en que se disponen las bases (Adenina, Timina, Guanina y Citosina) en el gen. La secuenciación del ADN constituye el máximo nivel de precisión del diagnóstico directo.
Se han desarrollado diferentes métodos para obtener la secuencia de nucleótidos del ADN, siendo actualmente los más utilizados el método de enzimático de terminación de cadena de Sanger y, sobre todo, el método automático de secuenciación.


Básicamente, para realizar la secuenciación de un segmento de ADN (que debe estar presente en gran cantidad y en forma de hélice sencilla), se realizan cuatro mezclas de reacción en tubos diferentes. Cada mezcla contiene, además del ADN que se desea secuenciar, los 4 nucleótidos trifosfato, ADNpolimerasa, un cebador y un nucleótido didesoxi, que es el que competirá con su homólogo para incorporarse a la cadena que se está sintetizando, produciendo la terminación de esta síntesis en el momento y lugar en que se incorpore. Por tanto, se obtienen en cada mezcla fragmentos de ADN de nueva síntesis, que son separados mediante electroforesis en geles muy finos que permiten distinguir fragmentos de ADN que se diferencian en un solo nucleótido.

 


A diferencia de otros métodos que utilizan marcadores radioactivos, en el método de secuenciación automática se utilizan nucleótidos marcados con fluorocromos distintos en cada mezcla. Este sistema permite automatizar el proceso de manera que es posible leer al mismo tiempo los ADN de nueva síntesis producto de las cuatro mezclas de reacción. La detección del tipo de fluorescencia correspondiente a cada reacción se lleva a cabo al mismo tiempo que la electroforesis, de manera que los fragmentos de menor tamaño que ya han sido detectados se dejan escapar del gel, aumentando por tanto el número de nucleótidos que se pueden determinar en cada electroforesis y en cada secuenciación. Mediante una emisión laser y un detector que recoge las diferentes longitudes de onda de los fluorocromos, se genera un registro informatizado de los cuatro perfiles de color, que se combinan e interpretan como una secuencia.

Son muchas las patologías que pueden ser diagnosticadas mediante esta técnica: fibrosis quística, síndrome del cromosoma X-frágil, hemofilias, cáncer colorrectal hereditario...

Dado el gran número de enfermedades hereditarias que pueden ser estudiadas y valoradas con este método, el laboratorio Gemolab cuenta con profesionales que le pueden asesorar y ofrecer la prueba o diagnóstico necesario. Utilice nuestro formulario de contacto si desea mayor información sobre esta u otras técnicas, así como sus aplicaciones en el área de su especialidad médica.